Invertir o perder en la salud, he ahí el dilema

Bautizo Doble
February 18, 2016
Lobos en piel de oveja
February 18, 2016

Invertir o perder en la salud, he ahí el dilema

karina-urdaneta-runyan
Los estudios indican que el ejercicio ha disminuido en los últimos años. Apenas la mitad de los adultos que viven en Estados Unidos, incluyendo hispanos, hacen los 150 minutos recomendados de ejercicio moderado o los 75 minutos de ejercicio vigoroso a la semana recomendados por la Asociación Americana del Corazón (AHA).

Hay muchas razones y excusas, “no tengo tiempo”, “estoy muy cansado”. La realidad de los tiempos modernos es que una vez que cumplimos con nuestras responsabilidades pasamos muchas horas conduciendo, hablando o enviando mensajes de texto en el teléfono, trabajando en la computadora, descansando viendo la TV o relajándonos con familiares o amigos.

Toma un esfuerzo consciente analizar en que se nos está yendo el tiempo que podemos dedicar a nuestra salud. Salud es vida y si no invertimos en ella habrá consecuencias.

Consecuencias
En otras épocas los hombres araban la tierra con bueyes. Las mujeres cocían, tejían, limpiaban, cocinaban, trabajaban, tenían más hijos, etc.

Comparado con el ayer nuestro cuerpo no está usando su máxima capacidad, para lo que fue creado y diseñado. Vienen las consecuencias. La primera que todos pensamos es el sobrepeso, pero ese es solo una de ellas.

Cuando no movilizamos el cuerpo lo suficiente vienen dolores corporales, incremento de enfermedades e infecciones, colesterol y presión arterial altos, cansancio y falta de energía,  depresión, entre muchos otros.

Beneficios

  1. Contrariamente a lo que se cree el ejercicio elimina el cansancio y la falta de energía. Si tan solo superamos ese primer impulso de quedarnos a descansar en lugar de hacer ejercicio al hacerlo nos daremos cuenta lo mucho mejor que nos sentimos.
  2. 5 hormonas se incrementan con los ejercicios: Hormona Antidiurética, Hormona de Crecimiento, Prolactina (regula el crecimiento y desarrollo de las glándulas mamarias), Endorfinas (aumentan el estado de bienestar) y Vasopresina (reguladora de la hidratación).
  3. “El ejercicio regular es esencial para mantener el corazón sano, y mientras más mejor. Incluso unas cantidades pequeñas de ejercicio como estar de pie, pueden reducir el riesgo de enfermedad cardiaca”, afirman expertos del Consejo de Cardiología de los Deportes y el Ejercicio del Colegio Americano de Cardiología.

Guía de Actividad
El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos ofrece una Guía Para la Actividad Física y los siguientes ejemplos de cómo comenzar e ir progresando con tareas simples de nuestra vida diaria:

  1. Ejercicio ligero: caminar lento (con el perro por ejemplo), trabajar en el garaje, limpiar la casa, cuidar niños, etc.
  2. Intensidad moderada: caminar más rápido, desyerbar el jardín, andar en bicicleta, jugar tenis, etc.
  3. Alta intensidad: caminar con carga cuesta arriba, baloncesto, escalar y fútbol, entre otras actividades.
  4. A estos ejercicios se les puede agregar ejercicios de estiramiento, resistencia o aeróbicos.

Para más información visite http://novanthealth.org/connect o con Karina Runyan en el (704) 384-4192