La promesa a nuestros hijos

200,000 dólares en regalos recibirán los nominados al Oscar
February 28, 2016
El amor y su importancia
February 28, 2016

La promesa a nuestros hijos

rosanna-saladín-subero

Esta semana tuve el honor y el privilegio de escuchar una presentación de un grupo de jóvenes, siete hispanos y una afroamericana, de la secundaria Garinger.

Estos estudiantes se sintieron motivados a presentar soluciones a las situaciones que enfrentan sus compañeros hispanos cuando no dominan el idioma inglés.

Me dejaron atónita, perpleja y completamente motivada para hacer todo lo necesario para ayudarlos.

Verán, estos jóvenes, al igual que muchos de nosotros, han tenido que sobrellevar el peso de aprender dos idiomas y ser evaluados en uno solo, ser identificados con una cultura pero a la vez se le exige que se adapten a otra, ser hijos y ser padres al mismo tiempo.

Todo eso mientras tienen una edad difícil donde se su identidad social y personal aún está siendo definida y su cerebro se acostumbra a dejar la niñez para moverse a la adolescencia esperando que se comporten como adultos. ¿Todo un trabalenguas no?

Y es que uno de los jóvenes lo puso bien claro, “el hecho de yo ser joven, no quiere decir que no tengo mucho de qué preocuparme”.

Me pareció fascinante. Ya que tuvieron el coraje de hacer su presentación frente a un grupo de adultos entre los cuales estaban representantes de la junta de educación, ejecutivos del área de idiomas y de las escuelas Magnet, entre otros educadores. Sin embargo, en ningún momento los vi temblar ni pedir nada sin sentido.

Primero, se informaron bien del problema que querían presentar. Presentaron datos reales y hablaron a la audiencia. Segundo, presentaron soluciones prácticas a varios niveles legislativos y sociales. Y no pidieron nada más que “ayúdenos a correr la voz”. ¡Qué gran ejemplo!

Sé que detrás de estos jóvenes hay padres orgullosos que pueden confiar que su trabajo ya está pagado.

No puedo dejar de pensar en el ejemplo que estos chicos dejaron plasmado en mi corazón y en mi mente.

Cuantas veces he visto muchachos que han tirado la toalla porque sus problemas o su circunstancia actual no les permite ver más allá del ahora.

El mensaje de estos jóvenes es: ¡Estamos aquí! ¡Somos como tú y queremos ayudar!  El mensaje para los padres, apoyen las iniciativas de sus hijos e involúcrense en lo que realmente les importa, es posible que encuentren muchas sorpresas y quizás pensemos que sean inalcanzables. Nuestro rol es ser el aire debajo de sus alas y no el agua de su fuego.

Si quieres conocer estrategias para involucrarte con tus hijos, puedes comunicarte con el Departamento de Alianza Comunitaria y de Familia al (980) 343-1719.